Un ‘OVNI’ flotará en el Mediterráneo a partir del 2013


Después de 12 años de trabajos de diseño e ingeniería, el arquitecto francés Jacques Rougerie iniciará en octubre próximo la construcción del futurista laboratorio flotante SeaOrbiter.
La insólita nave tiene forma de una boya y 58 metros de altura. La mitad de su estructura estará sumergida  para facilitar a los oceanógrafos la observación de la vida marina las 24 horas del día, según su creador.  Será “la primera casa submarina nómada”, dijo Rougerie durante la presentación del proyecto.

La capacidad de estar permanentemente bajo el agua sin la necesidad de emerger como los submarinos ofrece al mundo científico una oportunidad singular para estudiar las corrientes del 
Océano y el lecho marino. La energía de propulsión será en su mayoría renovable. 



El arquitecto se inspiró en las ideas y experiencias del buzo francés Jacques Cousteau, aunque visualmente su proyecto tiene más que ver con los relatos de 
ciencia ficción de Julio Verne. Pese a su inusual apariencia, una copia a escala del laboratorio ya superó las pruebas industriales y actualmente se exhibe en Corea del Sur como la pieza central del Pabellón Frances en la Exposición Internacional de Yeosu. 

El coste de su construcción se estima en unos 54 millones de dólares (43 millones de euros) y el apoyo financiero fluyó inesperadamente de 
la Agencia Espacial Europea. El arquitecto ha advertido a los submarinistas aficionados que veranean en el Mediterráneo que desde el 2013 podrían eventualmente encontrarse en su camino con un objeto parecido a un OVNI gigante, como describió al SeaOrbiter.

Comentarios