Telescopio de la NASA detecta explosión irregular de estrella masiva.


El telescopio NuSTAR de la NASA encontró evidencias de que una estrella masiva explotó de una manera desequilibrada, expulsando material en una dirección y el núcleo de la estrella en otra.

Los resultados ofrecen la mejor prueba de que las explosiones de estrellas de este tipo, llamado Tipo II o supernovas de colapso de núcleo, son asimétricas, un fenómeno que había sido difícil de probar hasta ahora, informó la NASA en un comunicado.

NuSTAR encuentra la 'pistola humeante' en forma de radioisótopo llamado titanio-44. TWITTER / @NASANuSTAR


"Las estrellas son objetos esféricos, pero al parecer el proceso por el cual mueren provoca que sus núcleos se vuelvan turbulentos, hirviendo y dando vueltas en los últimos segundos antes de su desaparición", dijo Steve Boggs, de la Universidad de California, Berkeley, autor principal del estudio.

El remanente de supernova del estudio, llamado 1987A, está a 166 mil años luz de distancia y la luz de la explosión que creó el remanente se hizo visible desde la Tierra en 1987, detalló el texto de la NASA.

Mientras otros telescopios encontraron indicios de que esta explosión no era esférica, NuSTAR encontró la "pistola humeante" en forma de un radioisótopo llamado titanio-44, añade.

"El titanio se produce en el corazón mismo de la explosión, por lo que traza la forma del motor que impulsa el desmontaje de la estrella", dijo Fiona Harrison, investigadora principal de NuSTAR en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena.

"Al observar el cambio de la energía de los rayos X procedentes de titanio, los datos de NuSTAR revelaron que, sorprendentemente, la mayor parte del material se está alejando de nosotros", indicó.

La NASA mencionó que cuando la supernova 1987A primero iluminó los cielos de la Tierra hace décadas, los telescopios de todo el mundo tuvieron la oportunidad única de ver cómo se desarrolló y evolucionó este evento.

Destacó que NuSTAR trajo una nueva herramienta para el estudio de 1987A, gracias a la fuerte visión de rayos X de alta energía del observatorio, ha hecho mediciones más precisas de titanio-44.

Este material radiactivo se produce en el núcleo de una supernova, lo que proporciona a los astrónomos una sonda directa en los mecanismos de una estrella detonada, subrayó.

"Estas explosiones son impulsadas por la formación de un objeto compacto, el núcleo restante de la estrella, y esto parece estar asociado a que el núcleo de voladura salga en una dirección, y el material expulsado en otra", dijo Boggs.



Fuente: El Informador, Mayo 2015.

Comentarios