La nave «New Horizons» capta por primera vez imágenes en color de Plutón.

Ambos cuerpos orbitan en torno a un centro de gravedad situado en mitad del espacio. NASA
Después de un viaje de nueve años, la sonda «New Horizons» ya está ofreciendo los primeros frutos de su trabajo desde las proximidades de Plutón, en los confines del Sistema Solar. Antes de que este 14 de julio llegue a su destino (a solo 12.500 kilómetros de este cuerpo) y de que pueda usar sus poderosos instrumentos para analizar la superficie, la atmósfera y la composición de este cuerpo y de sus vecinos del cinturón de Kuiper(un anillo de «planetas enanos» y congelados), la misión ha recibido unas imágenes en movimiento en las que se puede observar el baile de Plutón y su compañera, Caronte, en algo así como una danza entre dos mini-planetas.
«Es excitante ver a Plutón y a Caronte en movimiento y en color», ha dicho Alan Stern, el director de la misión «New Horizons». «Incluso con esta baja resolución, podemos ver que Plutón y Caronte tienen distintos colores, mientras que el primero es anaranjado, el segundo es grisáceo. Y ahora tenemos que averiguar por qué».
Los «fotogramas» se han construido a partir de imágenes en tres colores, el azul, el rojo y el infrarrojo (que se corresponde con las emisiones térmicas), captadas por Ralph, una cámara diseñada principalmente para captar la radiación en el rango visible. Estas fotografías fueron tomadas en nueve ocasiones distintas entre el 29 de mayo al 3 de junio para conseguir así la sensación de movimiento.
La sonda «New Horizons» y varios de sus sistemas (NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute)

Como en ciertas ocasiones se puede decir que «todo es relativo», los científicos diseñaron dos películas distintas que se diferencian en el punto de referencia. En una el centro se establecía en Plutón, simulando así un movimiento «pluto-céntrico», y en la otra el foco se establecía en el centro de gravedad de Plutón y Caronte, de modo que ambos cuerpos orbitaban en torno a él. Tanto en una como en otra, los científicos aseguran que se aprecia un cambio en el brillo de Plutón, debido a la presencia de superficies de distinta textura.
A medida que la «New Horizons» se acerca a su objetivo, se espera que vaya proporcionando más datos e imágenes de mayor calidad. «Las imágenes en color van a ser mucho, mucho mejores, incluso llegando a mostrar las superficies de Caronte y Plutón con una resolución de unos pocos kilómetros», ha declarado Cathy Olkin, una investigadora de la misión. «Esto nos permitirá a dilucidar la naturaleza de las superficies de ambos y entender cómo los gases circulan por sus superficies».
Representación de la vista desde la superficie de Plutón, con su compañera, Caronte, y el Sol al fondo (NASA)

Tal como afirmó Badri Younes, vice-administrador asociado para la Navegación y las Comunicaciones Espaciales de NASA, se trata de un momento histórico para la exploración espacial, puesto que «cuando la sonda encuentre a Plutón después de nueve años de viaje, sus instrumentos permitirán obtener datos e imágenes en alta resolución del cuerpo, estudiar sus orígenes y comprender la naturaleza del cinturón de Kuiper».
Los científicos de la NASA esperan que la misión ayude a entender el proceso de formación de los planetas. El motivo es que ahora podrán explorar una zona poblada por miles de cuerpos rocosos de tamaño moderado que no tienen zonas despejadas a su alrededor ni anillos de polvo, lo que ocurre en torno a los grandes planetas del Sistema Solar. La cuestión es entender a qué se deben estas diferencias.

Fuente: ABC, Junio 2015.

Comentarios