Avión de la fuerza aerea peruana ataco OVNI en los 80
















Fue el único caso documentado en el mundo, en el que una nave de combate disparo realmente contra un Ovni.

La mañana del 11 de abril de 1980, el personal de vigilancia de la base militar de la Fuerza Aérea del Perú (FAP) ubicada en La Joya, Arequipa, a unos mil kilómetros al sur de la capital, detectó un objeto extraño sobrevolando en las cercanías.

En ese entonces la base aérea de La Joya era una considerada una de las mas estratégicas y secretas del Perú por su cercanía a la frontera con Chile, país con el que años antes estuvo a punto de desatarse una guerra y por las instalaciones subterráneas de dicha base ubicada en una pampa desértica, en donde se guardaban las valiosas aeronaves de combate peruanas.

El comandante de la base, presumiendo que se trataba de una nave espía ordenó el inmediato despegue de un cazabombardero Sukhoi SU-22 artillado con la misión de destruir el objetivo que se presumia inicialmente como una especie de globo aerostático espia ubicado a unos 5 Kms., eran las 7:15 de la mañana y el personal de la base, unos 1,800 hombres estaban en formación y fueron testigos de estos hechos.

El entonces teniente FAP Oscar Santa María Huertas era el comandante de la nave que recorrió la pista de despegue para luego lanzarse a interceptar el objeto aéreo y destruirlo.

En cuanto tuvo en la mira su objetivo que se encontraba suspendido e inmóvil a unos 600 metros sobre el suelo, el teniente Santa María apretó el disparador lanzando una poderosa y larga ráfaga con los dos poderosos cañones de su aeronave, 64 "obuses" de 30 m.m., de los 160 con que contaba su arsenal fueron descargados en contra del ovni.

Los proyectiles parecieron atravesar el objeto sin estallar ninguno de ellos y sin causarle daño alguno, luego el objeto se disparó hacia el cielo a una velocidad increíble, siendo seguido por la aeronave supersónica de fabricación soviética, el ovni entonces adquirió mayor velocidad, ante esto Santa María hecho mano a los quemadores auxiliares que lo lanzaron a una velocidad de Max 1.2, rompiendo la barrera del sonido.

Oscar Santa María, piloto que persiguio al OVNI en Arequipa.

Hasta ese entonces el objeto no era detectado por el radar razón por la cual el piloto peruano no hizo uso de los misiles de su nave buscando solo acercársele cañonearlo nuevamente.

Cuando el Sukhoi peruano se encontraba ya cerca el ovni, rompiendo las leyes de la inercia, se detuvo de pronto siendo sobrepasado a gran velocidad por el cazabombardero, estaban ya a 11 mil metros."El objeto se alejaba rápidamente y se elevaba al mismo tiempo. Luego, se detuvo abruptamente y tuve que hacer giros para no chocar contra él", declaró Santa María.

De esta manera Santa María y su nave pasaron a convertirse de cazadores a cazados, ya entonces perseguido por el ovni había alcanzado los 19 MIL metros de altura, casi mil metros mas allá de lo establecido por las especificaciones del fabricante de la nave, además se estaba quedando sin combustible.

Ante ello Oscar Santa María decidió abandonar la misión y retirarse en tanto el ovni siguió ascendiendo para luego perderse en el espacio, se encontraba a 84 Kms. de la base y habían transcurrido 22 minutos desde su contacto con el ovni.

Luego que aterrizara el ovni reaparecio y se mantuvo por dos horas visible frente a la base militar.

Este incidente guardado celosamente en secreto por las autoridades peruanas, salió a la luz recientemente cuando una serie de documentos del Departamento de Estado Norteamericano fueron desclasificados, entre ellos uno titulado "OVNI avistado en Perú". Enterados los "Cazadores de Ovnis" fueron a buscar a Oscar Santa María, oficial ya en situación de retiro de la Fuerza Aérea, a quien entrevistaron para un reportaje que apareció en el History Chanel, dándose a conocer al mundo a través de las cadenas de cable.

Según los estudiosos del fenómeno ovni, este seria el único caso en que una nave militar habría atacado a un ovni, hubo otro caso parecido pero en ese el piloto no pudo disparar contra el ovni, en cambio el peruano si empleo su armamento y atacó con sus cañones totalizando 64 disparos.

Cabe destacar en este caso la agresividad, la determinación y la destreza del piloto peruano Oscar Santa María Huertas, quién atacó sin miramientos su objetivo, llevó a su aeronave al límite máximo para luego devolverla intacta a la base.

Las aeronaves SU-22 entraron en operación en el Perú tres años antes del incidente, dos años antes del mismo ya estaban en condiciones de entrar en combate, participaron en los dos últimos conflictos con el Ecuador y actualmente luego de varias repotenciaciones y actualizaciones en las cuales se les ha dotado de la electrónica, óptica y contramedidas mas avanzadas, se encuentran en servicio alrededor de 20 unidades.

El OVNI

Santa María describió al objeto que atacó de esta manera: "Era un objeto con una cúpula pavonada, como un foco partido por la mitad, con una base ancha de metal que hacía que todo brille. Cuando me acerqué y lo vi completo, me di cuenta que no tenía toberas, alas, ventanas, antenas..... nada: era una superficie muy lisa por arriba y por abajo".

Existe otro caso no documentado en el cual tres años antes de este incidente una aeronave peruana presumiendo ser atacada, habría disparado un misil contra un ovni.

Artículo de Carlos Santana Aguilar



Comentarios