EL OVNI QUE BAJO EN EL CERRO DEL TENAYO






En abril de 1994 una nota periodística aparecida en el periódico "LA PRENSA" informaba del aterrizaje de un OVNI en el cerro del tenayo.

Junto con el investigador Jorge Díaz, en su caribe nos dirigimos al citado cerro situado a la entrada de la población de Amecameca, llegamos hasta la entrada de la ranchería más cercana y subimos a pie por el cerro, nos encontramos a 2 campesinos que trabajaban la tierra, les preguntamos sobre el caso del OVNI que había aterrizado en la zona y les mostramos el recorte de periódico sobre el informe y nos dijeron que la noche del 28 de abril de 1994

observaron un gran objeto en forma de cazuela invertida de apariencia metálica el cual tenía muchos luces de colores a su alrededor, las cuales brillaban mucho, el objeto a decir de los testigos era como del tamaño del estadio azteca, empezó a descender sobre la cima del cerro del tenayo y se quedó ahí hasta las 5 de la mañana, según uno de los campesinos, varios lugareños del pueblo de TEZOPILO se juntaron para subir al cerro y saber de qué era ese objeto luminoso, pero por temor a lo desconocido no lo hicieron y solo se limitaron a ver las luces de aquel objeto.

Aproximadamente a las 5 de la mañana el objeto empezó a elevarse y se perdió en el cielo, los campesinos nos informaron que en ese cerro del tenayo se ven con frecuencia ovnis y bolas de fuego, uno de ellos afirmo que en una noche observo una gran bola de fuego que voló sobre la cima del citado cerro y posteriormente se alejó hacia una de las rancherías cercanas, el informe de esta investigación se publicó en la revista REPORTE OVNI, la cual era dirigida por la periodista Zita Rodríguez.

Cabe mencionar que cuando subimos a la cima del cerro, observamos una gran zona plana como 4 campos de futbol, la cual, el pasto se veía aplastado, no quemado como suele suceder en los nidos OVNI, aquella tarde regresamos a la ciudad de México con el relato de los 2 campesinos y fotografías del lugar donde aparentemente descendió el OVNI, comprobamos que la información que había publicado el periódico LA PRENSA, era verdadera y que este caso se sumaba a la interminable lista de casos de este tipo sucedidos en la gran extensión del territorio mexicano.

ALFONSO SALAZAR

Técnico en Aviación

Comentarios