La NASA retrasa a 2023 el primer vuelo tripulado de la nave Orion.

El primer vuelo tripulado de la nueva cápsula Orion se retrasa hasta 2023. Los gestores de la agencia espacial estadounidense han aducido problemas en el hardware y el software, así como restricciones presupuestarias para justificar esta decisión.

REUTERS/
La cápsula «Orion» despega para uno de sus vuelos de prueba en el pasado mes de diciembre


La cápsula, junto con su lanzador pesado SLS, son las partes más costosas de la iniciativa de exploración espacial humana que culminará en un aterrizaje tripulado en Marte a mediados de la década de 2030. La NASA había planeado su primer vuelo de prueba tripulado con la cápsula Orion para agosto de 2021. Sin embargo, en una conferencia telefónica, el Administrador Asociado de la NASA Robert Lightfoot dijo a los periodistas que la agencia había perdido la confianza en esa fecha.
La NASA ha planeado gastar otros 6.770 millones de dólaresentre octubre 2015 y abril 2023 para dos nuevas cápsulas Orion, que actualmente están en fase de desarrollo por el contratista principal, Lockheed Martin. «La agencia ya ha pagado 4.700 millones para el diseño de Orion y su desarrollo», ha afirmado Lightfoot.

Vuelo no tripulado en 2018

Este responsable dijo que un vuelo no tripulado de Orion todavía está previsto para despegar en diciembre de 2018, elevado por el nuevo cohete pesado SLS (Space Launch System), que han supuesto un desembolso propio de 7.000 millones de dólares.
La NASA tiene la intención de probar primero una cápsula Orion en una órbita lunar, y a continuación, utilizarla para una misión de encuentro con una roca que haya sido robóticamente arrancada de la superficie de un asteroide y colocada en una órbita distante alrededor de la luna.
Como ha afirmado el administrador asociado de la NASA para la exploración y explotación humana, William Gerstenmaier, «realmente estamos tratando de construir un programa». Este alto ejecutivo de la NASA ha añadido que «en última instancia, nos gustaría llegar a donde estamos volando estas misiones alrededor de una vez al año».
No es la primera modificación introducida por la agencia espacial estadounidense, que el año pasado anunció un retrasó de un año de duración para el primer vuelo del cohete SLS, anteriormente apuntado para noviembre de 2017.

Fuente: ABC, Septiembre 2015.

Comentarios