Dos estrellas a punto de fusionarse.

Formarán un "mastodonte estelar", 60 veces más grande que el Sol.


Dos estrellas tan cercanas que se convertirán en una. / Créditos: Universidad de Alicante.


Astrónomos de la Universidad de Alicante, del Centro de Astrobiología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CAB-CSIC) y del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) han detectado dos gigantescas estrellas que se encuentran muy próximas entre sí en la constelación de la Jirafa, tanto que acabarán formando un único y colosal objeto de más de 60 masas solares.

Las observaciones, realizadas desde el Observatorio de Calar Alto en Almería, dan la razón a los modelos teóricos que sugieren que las estrellas más masivas se forman por la fusión de otras más pequeñas.

El sistema observado por los astrónomos es la binaria eclipsante MY Camelopardalis (MY Cam), llamada así porque está formada por dos estrellas que, observadas desde la Tierra, sufren eclipses y tránsitos mutuos por tener su plano orbital orientado hacia nuestro planeta.

En revista Astronomy & Astrophysics, los investigadores concluyen que MY Cam es la binaria más masiva observada cuyas componentes, dos estrellas de tipo espectral O (de color azul, muy calientes y luminosas), de 38 y 32 veces la masa del Sol, están todavía en la secuencia principal y se encuentran muy próximas entre sí, con un periodo orbital de menos de 1,2 días, es decir, el periodo orbital más corto en este tipo de estrellas, así lo publica ABC.es.

La binaria se formó prácticamente como se encuentra ahora, lo que significa que las estrellas estaban ya casi en contacto en el momento en que se formaron. Los científicos creen que las dos estrellas acabarán por fusionarse en un único objeto de más de 60 masas solares antes de que ninguna de ellas tenga tiempo de evolucionar significativamente.

Las estrellas como el Sol, que se mueven en solitario por la galaxia arrastrando solamente su sistema planetario, pueden parecernos las más comunes, pero en realidad son una minoría, explican los astrónomos. La mayor parte de las estrellas pasan su vida amarradas por la fuerza de la gravedad a una estrella compañera (formando lo que se llama un sistema binario) o incluso a varias (lo que se conoce como sistema múltiple).

En estos sistemas -explica Javier Lorenzo, de la Universidad de Alicante y primer autor del artículo-, todas las estrellas describen órbitas en torno a un centro de masas común. En particular, las estrellas mucho más masivas que el Sol, las que contienen una masa equivalente a la de muchos soles, tienden a aparecer siempre en compañía".

Un ejemplo particularmente notable es, precisamente, MY Camelopardalis. Para el estudio de MY Cam, los astrofísicos obtuvieron un gran número de espectros del sistema con el espectrógrafo FOCES, que operó durante muchos años en el telescopio de 2,2 m del Observatorio de Calar Alto. Usando el efecto Doppler, estos espectros permiten medir las velocidades con las que se desplazan las estrellas en sus órbitas.

Además, mediante un análisis detallado de las características de los espectros, los astrofísicos pueden determinar las propiedades fundamentales de las estrellas, como su temperatura superficial y su tamaño. Para completar el trabajo, contaron con la colaboración de astrónomos aficionados que midieron los cambios en la cantidad de luz que nos llega desde el sistema a lo largo de la órbita, lo que los astrofísicos denominan la curva de luz del sistema.


Fuente: Quo, Noviembre 2014

Comentarios