Describen nuevo método para medir distancia hasta galaxias lejanas.

Científicos británicos describen en la revista Nature un método que permite medir con mayor precisión que hasta ahora la distancia hasta galaxias situadas a decenas de millones de años luz de la Tierra.

El astrofísico subraya que a la luz de su descubrimiento, el 40 por ciento de las mediciones de agujeros negros en galaxias remotas podrían haber subestimado el valor de su masa. (Foto: Archivo)

El investigador Sebastian Hoenig y su grupo en la Universidad inglesa de Southampton han concebido un método en el que utilizan cálculos geométricos, en lugar de la luminosidad de las galaxias, para determinar su distancia.
Gracias a esa técnica, los científicos han establecido la distancia a la que está situada la galaxia NGC 4151, conocida entre los astrónomos como el Ojo de Saurón, debido a su parecido con algunas escenas de la película El Señor de los Anillos.
Según el nuevo cálculo, el agujero negro que se encuentra en el centro de NGC 4151 está a 19 megaparsecs de distancia (61,94 millones de años luz), mientras que hasta ahora las estimaciones oscilaban entre los 4 y los 29 megaparsecs (de 13,04 a 94,58 millones de años luz).
"Una de las claves de este descubrimiento es que las distancias se pueden determinar de un modo bastante preciso, con tan solo un 10 por ciento de incertidumbre", describió Hoenig.
"De hecho, si el resultado que hemos obtenido para NGC 4151 se puede extrapolar a otros objetos, potencialmente puede batir a cualquier otro método actual para determinar distancias hasta galaxias remotas, basado simplemente en principios geométricos", dijo el investigador.
Para Hoenig, obtener datos precisos sobre distancias estelares es una de las mayores necesidades científicas para "establecer los parámetros cosmológicos que caracterizan nuestro Universo y para medir correctamente las masas de los agujeros negros".
El astrofísico subraya que a la luz de su descubrimiento, el 40 por ciento de las mediciones de agujeros negros en galaxias remotas podrían haber subestimado el valor de su masa.
Esos agujeros negros juegan un papel esencial para determinar la distancia a la que se encuentran los cuerpos que los rodean, dado que el método de Hoenig se asienta sobre los anillos de polvo que se forman alrededor de esos objetos supermasivos.
Los investigadores de la Universidad de Southampton, junto con grupos de Dinamarca y Japón, han establecido un programa conjunto para establecer las distancias precisas hasta otras docenas de galaxias.

Fuente: El Universal, Noviembre 2014.

Comentarios