Japón lanzará misión para buscar pistas sobre origen de la vida.


Japón alista el lanzamiento al espacio su explorador Hayabusa-2, el próximo fin de semana, con la misión de alcanzar un pequeño asteroide y recabar muestras sobre el origen de la vida y de cómo se formó el sistema solar.

 El explorador llegará al cuerpo celeste llamado '1999JU3', cuyos choques con la Tierra podrían haber creado los océanos y la vida. ESPECIAL / spaceref.com


El lanzamiento del explorador, a bordo de un cohete H-2A, tendrá lugar desde el Centro Espacial de Tanegashima, en la prefectura de Kagoshima, suroeste del país, el próximo domingo 30 de noviembre, informó la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA).

El Hayabusa-2 es un sucesor del Hayabusa, una sonda "experimental" que fue la primera en el mundo en regresar a la Tierra con una colección de muestras de la superficie de un asteroide, destacó el periódico local Mainichi.

El nuevo explorador sin embargo fue desarrollado como un "módulo práctico" para inspeccionar un asteroide que contiene sustancias orgánicas y agua y poder hacer trabajo científico que permita arrojar luz sobre los misterios del origen de la vida.

Hayabusa-2 fue fabricado con una serie de mejoras basadas en las lecciones aprendidas a partir de los problemas que tuvo su predecesor, por lo que se espera que sea el primer explorador que recoja muestras del interior de un asteroide y regrese con ellas a la Tierra.

"Este va a ser un proyecto de exploración cuyo objetivo será saber sobre el asteroide, cómo nació la Tierra y la forma en que se convirtió en planeta", aseguró Seiichiro Watanabe, profesor de la Universidad de Nagoya, a cargo de las observaciones de la misión.

La sonda está programada para llegar al asteroide, llamado tentativamente "1999JU3", en el verano de 2018 y permanecer allí por alrededor de un año y medio para observar la superficie del asteroide y recoger sustancias.

Se tiene previsto que el explorador regrese a la Tierra en 2020, con una cápsula que contenga sustancias del asteroide mientras la unidad principal de la sonda seguirá estudiando el asteroide si tiene suficiente combustible.

Hitoshi Kuninaka, profesor de la JAXA y líder del equipo de proyecto Hayabusa-2, declaró que "Hayabusa hizo un viaje a ciegas. Hoy tenemos Hayabusa-2 que traerá sustancias desde el asteroide pues la hemos desarrollado para logros científicos".

Con el fin de alcanzar los tres objetivos de la ciencia, la tecnología y la exploración, más de 200 científicos planetarios japoneses y extranjeros se están uniendo al proyecto, además de investigadores de ingeniería que participan en el desarrollo de vehículos de la sonda.

Los científicos eligieron al "1999JU3" porque contiene agua y materia orgánica, ya que se cree que los océanos y la vida se formaron en la Tierra tras ser golpeada por pequeños cuerpos celestes como asteroides de ese tipo.

Debido a que las superficies de pequeños cuerpos celestes han sido alterados por la radiación cósmica y la luz solar, el Hayabusa-2 tratará de traer sustancias extraídas de interior del asteroide mediante un cráter artificial que hará en su superficie.

Muchos planetas ya se han investigado y por eso el mundo ha vuelto su atención a los pequeños cuerpos celestes como asteroides y cometas.

A mediados de noviembre, la Agencia Espacial Europea aterrizó con éxito sobre un cometa el módulo Philae, el cual logró filmar la superficie del cometa y analizar sustancias de la superficie, pero sin posibilidad de traer las muestras a la Tierra.

La Administración Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (NASA) planea lanzar en septiembre de 2016 la sonda llamada "OSIRIS-Rex" hacia un asteroide para recoger al menos 60 gramos de material y volver a nuestro planeta.



Fuente: El Informador, Noviembre 2014.

Comentarios